«

»

Nov 18

Ya no veo como antes, ¿tendré cataratas?


eye disease

¿Has notado que se te nubla la visión, y se te dificulta
leer, coser o conducir un auto, sobre todo de noche? Es posible
que tengas cataratas. Pero no te asustes: el remedio definitivo
suele ser una cirugía muy sencilla.

¡Qué importante es la vista!  Cierra los ojos y trata de
hacer cualquiera de las tareas diarias, por sencilla que sea.
Te darás cuenta de lo que tenemos y a veces ignoramos o
descuidamos: ¡una visión a toda prueba! La edad, los hábitos y
hasta ciertas enfermedades van dañando con el tiempo nuestra
capacidad de ver a un 100% y contribuyen a la formación de
cataratas, por eso se te va dificultando el enhebrar una aguja,
leer o conducir.

¿Sabes qué es una catarata?

La catarata ocurre cuando el cristalino del ojo
se vuelve opaco
. El cristalino, que es normalmente
transparente y está formado mayormente por agua y proteína, se
encuentra detrás de la pupila (el orificio circular en el
centro del iris) y del iris (es la membrana circular de color
azul, verde, gris o marón (café) que rodea a la pupila), y su
función es ayudar a enfocar la luz y la imagen en la retina
(que es un tejido sensible a la luz que se encuentra en la
superficie interior del ojo). La retina envía la imagen al
cerebro en forma de señales nerviosas. La catarata puede
ocurrir en uno de los ojos o en los dos, pero no se pasa de un
ojo a otro.

Cuestión de edad…

Generalmente, las cataratas tienen que ver con la edad. A los
80 años, la mayoría de las personas padecen de cataratas o ya
se han operado de ellas. Cuando la catarata es causada por la
edad, puede desarrollarse de dos formas: la proteína al
acumularse reduce la agudeza de la imagen que llega a la
retina, o el cristalino cambia poco a poco a un color marrón
(café) amarillento, dándole a la visión un tinte oscuro.

El cristalino está formado por agua y proteína. En el primer
caso, cuando la proteína se acumula, se opaca el cristalino y
se reduce la luz que llega a la retina, causando visión
borrosa. La mayoría de las cataratas relacionadas con la edad
se producen de este modo. Si la catarata es pequeña afecta sólo
una pequeña parte del cristalino, y es posible que al principio
no notes cambios en tu visión. Pero como tiende a crecer
lentamente, la visión va empeorando poco a poco. Con el tiempo,
el área nublada va aumentando de tamaño y la visión se torna
borrosa.

En el segundo caso, la catarata causa que, con la edad, el
cristalino tome un color marrón amarillento. Al principio, no
causa problemas en la visión, pero con el tiempo la lectura y
otras actividades se hacen más difíciles. La decoloración del
cristalino no afecta la agudeza de la imagen transmitida a la
retina, pero cuando la catarata está muy avanzada se pueden
confundir ciertos colores y se dificultan muchas actividades
cotidianas.

Ten en cuenta los factores de riesgo

Aunque el riesgo de las cataratas aumenta a medida que
envejeces, hay otros factores que debes considerar:

Cuando las cataratas llegan, ¡se hacen sentir!

Estos son los síntomas más comunes que irán aumentando en
intensidad con el paso del tiempo:

  • Visión nublada o borrosa y mala visión nocturna.
  • Resplandor en la vista. Los faroles, las lámparas o la luz
    solar parecen demasiado brillantes o se ve un halo alrededor de
    las luces.
  • Visión doble o imágenes múltiples en el ojo.
  • Necesidad frecuente de cambiar la graduación de las gafas,
    lentes o anteojos.

Cuando se presentan uno o varios síntomas, es hora de acudir al
especialista (oftalmólogo) para una revisión de tus ojos. Hay
varios exámenes que ayudan a determinar si los problemas con tu
visión o tu vista se deben a una catarata. Estos son:

  • Prueba de la agudeza visual. Se mide la
    visión a varias distancias.
  • Examen con dilatación de la pupila. El
    oftalmólogo (el médico especializado en los ojos) te dilata
    la pupila, y usa una lupa especial para examinar la retina y
    el nervio óptico, para examinarlos en detalle y evaluar si
    hay problemas.
  • Tonometría. Se mide la presión dentro del
    ojo.

Al inicio de la catarata, puede mejorarse la visión con lentes
nuevos, usando luces más brillantes, lentes para el sol o una
lupa. Si la visión no mejora, la cirugía es el único
tratamiento efectivo.

La cirugía: ¿cuándo es necesaria?

Es necesaria si la pérdida de la visión interfiere con las
actividades normales, como conducir, leer o mirar la
televisión, o cuando impide el examen o el tratamiento de otro
problema ocular, como la degeneración macular o la retinopatía diabética. Generalmente, la
catarata no causa daños a largo plazo para el ojo ni aplazarla
empeora la catarata. Consiste básicamente en remover el
cristalino opaco y reemplazarlo por un lente artificial,
llamado lente intraocular.

Así que si tienes problemas de visión en tus actividades
diarias y sospechas que podrían deberse a cataratas, ve al
especialista para determinarlo o definir qué es. Si son
cataratas, tal vez no necesites cirugía, pero si tu oftalmólogo
te sugiere la cirugía, recuerda que la operación es sencilla,
habitualmente segura en manos de un cirujano calificado y con
experiencia, y muy efectiva. Se usa anestesia local o gotas
anestésicas, toma poco tiempo y no requiere hospitalización. Y
algo más: en el 90% de los casos, el paciente tiene una mejoría
significativa en su visión. Y, como siempre digo, si tienes
dudas, pide una segunda opinión.

No hay razón para vivir con molestias e impedimentos que tienen
una solución sencilla, así que… ¡dile adiós a tu catarata!

 

Actualización de un artículo originalmente publicado en el
2012.

Imagen © iStock / sdigital

Permalink:
http://www.vidaysalud.com/diario/salud-visual/ya-no-veo-como-antes-tendre-cataratas/



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>