«

»

Dic 09

Vinculan el aumento de peso infantil con un posible riesgo MedlinePlus en español


Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 7 de diciembre de 2015 (HealthDay News) — Unos
investigadores noruegos han vinculado el aumento de peso en el
primer año de vida con un posible riesgo más alto de diabetes
tipo 1.

El aumento de peso medio durante el primer año de vida fue de
más de 6 kilogramos (unas 14 libras), halló el estudio. Y por
cada kilogramo adicional (2.2 libras) de peso aumentado en el
primer año de vida por encima de la media, los bebés tenían
unas probabilidades un 20 por ciento más altas de contraer
diabetes tipo 1 antes de los 9 años de edad, apuntaron los
investigadores.

“Los hallazgos indican que el ambiente en la niñez temprana
influye sobre las probabilidades de contraer diabetes tipo 1”,
afirmó la investigadora líder, Maria Magnus, del Instituto
Noruego de Salud Pública, en Oslo.

Pero los investigadores añadieron que el aumento temprano de
peso sería solo uno de varios factores que influyen sobre el
riesgo de diabetes, y no aconsejan a los padres ni a los
médicos intentar reducir el crecimiento infantil con el
objetivo de bajar el riesgo de diabetes tipo 1 en un niño.

Además, Magnus dijo que la conexión entre el aumento de peso en
el primer año de vida y el incremento en el riesgo de diabetes
tipo 1 es solo una observación. El estudio no prueba una
relación causal entre el aumento de peso temprano y la diabetes
tipo 1, aclararon los investigadores.

Y añadió que “no hay ningún consejo sencillo que podamos dar a
los padres basándonos en este estudio”.

Aproximadamente el 5 por ciento de las personas con diabetes
sufren del tipo 1, según la Asociación Americana de la Diabetes
(American Diabetes Association). Se trata de una enfermedad
autoinmune que hace que el sistema inmunitario del cuerpo
destruya por error a las células beta del páncreas, que
producen la hormona insulina. Magnus dijo que los factores de
riesgo ambientales de la enfermedad no se comprenden bien.

En la diabetes tipo 1, el ataque autoinmune deja al cuerpo sin
la capacidad de producir insulina. La insulina es esencial para
procesar los azúcares de los alimentos y llevarlos del torrente
sanguíneo a las células, donde la glucosa es la principal
fuente de energía. Las personas con diabetes tipo 1 deben
reemplazar la insulina perdida, usualmente a través de
múltiples inyecciones a diario.

Los autores del estudio especularon que el estrés adicional
sobre las células beta del páncreas para que produzcan más
insulina para equilibrar por el aumento en el peso podría
dañarlas. El aumento en el riesgo también podría ser provocado
por cambios en las bacterias intestinales, sugirieron.

Pero “es demasiado pronto para cambiar alguna práctica, por
ejemplo en la alimentación infantil, debido a estos hallazgos”,
planteó Magnus.

Como mucho, el aumento temprano de peso sería solo uno de
varios factores que influyen sobre el riesgo de diabetes tipo
1, y cualquier medida de ese tipo podría tener efectos
secundarios potenciales, advirtió.

“Después de todo, el riesgo absoluto de contraer diabetes tipo
1 de un niño es relativamente modesto, y cualquier influencia
potencial del aumento de peso probablemente será de una
magnitud limitada en la mayoría de los individuos”, apuntó
Magnus.

El informe aparece en la edición en línea del 7 de diciembre de
la revista JAMA Pediatrics.

Para el estudio, Magnus y sus colaboradores recolectaron datos
sobre casi 100,000 niños nacidos entre febrero de 1998 y julio
de 2009. Los niños formaban parte del Estudio de cohorte de
madres e hijos noruegos y de la Cohorte nacional danesa de
nacimientos. Al final del seguimiento, los niños noruegos
tenían una edad promedio de casi 9 años, y los daneses de casi
13.

Solo 146 niños noruegos y 121 niños daneses contrajeron
diabetes tipo 1 durante el estudio, según el informe.

El Dr. Joshua Tarkoff, oncólogo pediátrico del Hospital
Pediátrico Nicklaus en Miami, dijo que “los médicos deben
vigilar el aumento temprano de peso de los bebés”.

Tarkoff apuntó que los padres y los médicos por lo general se
preocupan de que los bebés aumenten el peso suficiente durante
el primer año de vida.

“Aseguramos bastante bien que los niños aumenten una cantidad
de peso adecuada, pero debemos también asegurar que nuestros
bebés reciban una nutrición adecuada y no aumenten demasiado de
peso”, planteó.

No se sabe si el vínculo entre la diabetes tipo 1 y el aumento
temprano de peso es igual en Estados Unidos que en Noruega y
Dinamarca, dijo Tarkoff.

Pero los padres deben asegurar que sus hijos tengan un peso
saludable, sugirió.

“No queremos que ningún bebé sea demasiado pequeño, pero
conocemos los peligros de ser demasiado grande, entre los
cuales está la diabetes”, comentó.

Artículo por HealthDay, traducido por Hola Doctor

FUENTES: Maria Magnus, Ph.D., Norwegian Institute of Public
Health, Oslo, Norway; Joshua Tarkoff, M.D., pediatric
endocrinologist, Nicklaus Children’s Hospital, Miami; Dec. 7,
2015, JAMA Pediatrics, online



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>