Los cambios en los ciclos del sueño podrían afectar a su MedlinePlus en español


Imagen de noticias HealthDay

MIÉRCOLES, 18 de noviembre de 2015 (HealthDay News) —
Despertarse temprano en los días de trabajo y dormir más en los
días libres quizá no sea tan reparador como usted cree: un
estudio nuevo sugiere que cuando se alteran los hábitos de
sueño rutinarios, aumenta el riesgo de diabetes y de
enfermedades cardiacas.

El estudio incluyó a 447 hombres y mujeres, de 30 a 54 años de
edad, que trabajaban al menos 25 horas a la semana fuera de
casa. Cada uno de ellos llevó una muñequera que registró su
sueño y sus movimientos 24 horas al día durante una semana. Se
usaron formularios para evaluar el ejercicio que hicieron y sus
hábitos alimentarios.

Casi el 85 por ciento de los participantes durmieron más tiempo
en sus días libres que en los laborables, observaron los
investigadores. El resto se levantaron antes en sus días libres
que en los que trabajaban.

Cuando había una gran diferencia entre lo que dormían en los
días que trabajaban y en los días libres, esas personas tendían
a tener unos peores niveles de colesterol y de insulina en
ayunas, una mayor resistencia a la insulina, un tamaño de la
cintura mayor y un índice de masa corporal (IMC) mayor, según
los hallazgos. El IMC es un estimado de la grasa corporal
basada en la estatura y el peso.

Este vínculo entre lo que los investigadores llamaron el
“jetlag social” y los factores de riesgo para la salud se
mantuvo incluso después de que tomaran en cuenta otras medidas
del sueño y conductas del estilo de vida, como la actividad
física y la ingesta de calorías. Los hallazgos del estudio se
publicaron el 18 de noviembre en la revista Journal of
Clinical Endocrinology & Metabolism
.

“El jetlag social se refiere a la disparidad entre el ritmo
circadiano biológico [el reloj corporal] de un individuo y los
horarios de sueño impuestos socialmente. Otros investigadores
han hallado que el jetlag social está relacionado con la
obesidad y algunos indicadores de la función cardiovascular”,
comentó la autora del estudio, Patricia Wong, de la Universidad
de Pittsburgh, en un comunicado de prensa de la Sociedad
Endocrina (Endocrine Society).

“Pero este es el primer estudio que se extiende a partir de
esos trabajos, y muestra que incluso entre los adultos con un
buen estado de salud, que trabajan y cuyos horarios de sueño no
sufren cambios tan extremos, el jetlag social puede contribuir
a que tengan problemas metabólicos”, indicó Wong.

“Estos cambios metabólicos pueden contribuir a la obesidad, la
diabetes y a las enfermedades cardiovasculares”, explicó.

Pero la asociación observada en este estudio no demuestra una
relación directa de causa y efecto entre los hábitos
inconsistentes de sueño y la aparición de estas enfermedades.

“Si se replica lo que hemos observado aquí en futuros estudios,
entonces quizá tengamos que pensar como sociedad en el modo en
que el trabajo moderno y las obligaciones sociales están
afectando a nuestro sueño y nuestra salud”, dijo Wong.

“Podría ser beneficioso que las intervenciones clínicas se
centren en los problemas circadianos, en una educación en el
lugar de trabajo que ayude a los empleados y a sus familias a
tomar decisiones informadas sobre la estructuración de sus
horarios, y en políticas que animen a las empresas a pensar en
estos asuntos”, concluyó Wong.

Artículo por HealthDay, traducido por Hola Doctor

FUENTE: The Endocrine Society, news release, Nov. 18, 2015



Source link

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.