lo que debes saber sobre esta condición tan común


Breast cancer

Aunque molesta y dolorosa, es una condición benigna,
bastante frecuente en las mujeres, sobre todo en sus años de
fertilidad. Averigua si también tú tienes senos fibroquísticos,
y qué puedes hacer para aliviar el dolor.

Si estás ya en la treintena, tal vez notes por primera vez
algunos síntomas en los senos como inflamación, dolor en las
axilas y abultamientos (quistes) que nunca habías palpado antes y
que pueden causarte incluso angustia y preocupación. Tu caso es
el caso de muchas mujeres, porque en esta etapa el sistema
hormonal empieza a experimentar cambios, y el nivel de las
hormonas fluctúa más que antes. Estos síntomas que vienes
experimentando se conocen como cambios fibroquísticos del seno
(o cambios cíclicos del seno), porque se presentan con el ciclo menstrual y con él desaparecen.
Son más marcados inmediatamente antes de comenzar el periodo, y
más marcados en algunos ciclos que en otros.

¿Sabes a que se deben? Los expertos piensan que los cambios
fibroquísticos del seno están relacionados con los cambios
hormonales que ocurren durante el ciclo menstrual. Cada mes, tu
cuerpo se prepara para un posible embarazo, y produce las
hormonas que les indican a los senos que fabriquen leche. Las
glándulas mamarias aumentan de volumen, lo que provoca los
abultamientos y el dolor.

Los cambios fibroquísticos pueden presentarse en un seno o en
los dos. Entre los más comunes están:

  • Inflamación de los senos.
  • Sensibilidad o dolor en los senos, que se describe a veces
    como dolor sordo o pesadez.
  • Dolor y molestia en las axilas.
  • Abultamientos en los senos. Las áreas químicas (los quistes) están siempre en el mismo
    sitio, y aumentan de tamaño o se encogen en relación con el
    ciclo menstrual. Si ejerces presión sobre ellas las sientes
    más densas, y los abultamientos pueden moverse en lugar de
    parecer adheridos al músculo de abajo.

Los senos fibroquísticos son muy comunes y benignos. No son
señales de cáncer ni conducen a él. El único problema es que
hacen más difícil detectar un cáncer del seno para tomar medidas a
tiempo. De ahí la importancia de que consultes con el médico si
notas algunos de los siguientes signos o síntomas, sobre todo
si tienes un riesgo más alto de lo normal de cáncer del seno,
como antecedentes familiares de cáncer. Me refiero si alguien
cercano en tu familia ha tenido cáncer, especialmente del seno.
Los signos y/o síntomas son los siguientes:

  • Te duelen los senos y no se presenta tu periodo del mes.
    Aunque esto no es señal de cáncer, sí puede indicar que estás
    embarazada, y debes hacerte un examen para determinarlo.
  • Señales de infección en los senos. Esto incluye inflamación
    súbita de los senos, enrojecimiento o dolor, con fiebre o sin
    ella.
  • Secreción de pus o de sangre en los pezones.
  • Un dolor repentino y agudo en los senos sin causa aparente
    (como un golpe), que dura dos semanas o más.
  • Un dolor persistente o que se van incrementando en uno de
    los senos o en los dos, sobre todo si permanece en una área del
    seno.
  • Un abultamiento nuevo en un seno, que no desaparece después
    de tu periodo menstrual. Si no tienes periodos menstruales, ve
    sin demora al médico si notas un nuevo abultamiento.
  • Arrugas o pequeñas depresiones en la piel del seno o de los
    pezones.

No te preocupes, que hay remedios que pueden aliviar tus
molestias. Algunas veces, el dolor causado por los senos
fibroquísticos puede ser muy intenso, y requiere analgésicos fuertes, recetados por el
médico. En casos muy severos te podría recetar una medicina que
es muy efectiva para disminuir el dolor pero que tiene efectos
similares a la hormona masculina, así que tiene muchos efectos
secundarios (se conoce como Danazol).

Pero en la mayoría de los casos, los remedios caseros bastan
para aliviar el dolor. Entre ellos, usar un sostén que les dé a
tus senos un buen soporte, y tomar analgésicos (medicinas para
el dolor) que no requieren receta médica, como acetaminofén (Tylenol o paracetamol) o
ibuprofén (Advil. Motrin). Muchas mujeres también sienten
alivio si reducen la grasa en su dieta y disminuyen su consumo
de cafeína, aunque esto no está 100% comprobado. Es conveniente
que consultes con tu médico antes de tomar suplementos,
vitaminas o analgésicos (por ligeros que sean), o de hacer
cambios drásticos en tu alimentación. Algunos estudios sugieren
que el aceite de onagra podría ayudar. Pregúntale
a tu médico. Frecuentemente los síntomas mejoran o desaparecen
después de la menopausia.

En todo caso, recuerda que los senos fibroquísticos, aunque
molestos por el dolor, son inofensivos y no tienen relación con
el cáncer. Si los padeces, toma medidas para aliviar el dolor.
Pero, aparte de eso, no necesitas tratamiento ni tienes mayores
motivos de preocupación.

 

Actualización de un artículo originalmente publicado en el
2012.

Imagen © iStock / Piotr Marcinski

Permalink:
http://www.vidaysalud.com/diario/mujeres/los-senos-fibroquisticos-lo-que-debes-saber-sobre-esta-condicion-tan-comun/



Source link

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.