Folato (ácido fólico): lo que debes saber


fruit and veggies

Esta vitamina es indispensable  para las mujeres
embarazadas

Cada que escuchamos acerca del ácido fólico, seguramente en
lo primero que pensamos es que es el suplemento ideal y uno de
los más necesarios para un bebé dentro del vientre de su madre.
¿Sabes por qué y para qué sirve? ¿Tiene o podría tener otras
aplicaciones? 

El ácido fólico, una forma de vitamina B, se conoce igualmente
como vitamina B-9 o folato y se encuentra naturalmente en
varios alimentos, además, está disponible en cápsulas o
suplementos alimenticios. Junto con la vitamina B 12 contribuye
a la formación de los glóbulos rojos (su deficiencia causa
anemia) y junto con otros tipos de vitamina B ayuda al
funcionamiento de los nervios.

Es un nutriente muy importante para nuestra salud ya que el
ácido fólico es indispensable para la síntesis del ADN y el ARN
(el material genético que les permite a las células replicarse
normalmente, o sea, copiarse). Se necesita para una división
celular apropiada y en el crecimiento de los tejidos. Además
del ácido fólico que entra en nuestro cuerpo y se metaboliza,
también lo podemos encontrar puro o no alterado en nuestro
torrente sanguíneo, pero aún no se sabe cuál es su actividad
biológica así o para qué funciona.

En un organismo sano el contenido de folato debe ser de entre
10 a 30 miligramos, la mitad se almacena en el hígado y el
resto se divide entre los tejidos y la sangre. Si te haces un
análisis de sangre, los niveles de ácido fólico normales en un
adulto generalmente son de 140 ng/mL a 628 ng/mL (en el suero).

El ácido fólico tiene un papel muy importante en las mujeres
embarazadas, durante todo el embarazo pero especialmente en el
primer trimestre, ya que ayuda a evitar defectos del tubo
neural (que es parte del sistema nervioso) del futuro bebé.

¿De dónde se obtiene?

El ácido fólico se obtiene normalmente de tus alimentos, aunque
es común que en ciertos casos, como si estás embarazada o
tienes problemas de malabsorción, por ejemplo, tu médico te
recomiende que tomes ácido fólico en forma de suplementos.

En cuanto a los alimentos, el ácido fólico o folato está
presente en los vegetales de hoja verde y oscura, frutas, jugos
naturales, granos, nueces, arvejas o chícharos, frijoles o
habichuelas, lácteos, huevo, carne de res, mariscos, hígado
(especialmente), levaduras o coles de Bruselas. En muchos
países del mundo los alimentos comerciales, empacados o
procesados (como algunos cereales) también están enriquecidos
con ácido fólico pues las normas alimentarias de cada país
exigen que la gente consuma mayor cantidad de esta vitamina.

Los multivitamínicos habitualmente tienen dosis de 400 mcg
(microgramos) de ácido fólico en su combinación, aunque se
puede encontrar en mayor dosis en las vitaminas prenatales y en
diferentes dosis en suplementos con otro tipo de vitaminas B o
solo. Las vitaminas de los niños pueden contener entre 200 a
400 mcg de ácido fólico y para las mujeres embarazadas la dosis
debería ser entre 400 a 800 mcg.

En las mujeres que están amamantando la dosis debe ser de unos
500 mcg y si una mujer tiene espina bífida, alguien en su
familia tiene o tuvo un bebé anteriormente con este trastorno y
quiere embarazarse de nuevo, la dosis aumenta hasta en 4,000
microgramos (10 veces la cantidad convencional). Es importante
hablar con tu obstetra, especialmente antes de tomar cantidades
tan altas.

Cuando se consume con alimentos se absorbe hasta un 85% del
nutriente (al hacerlo con el estómago vacío la absorción
aumenta y podría ser aprovechado hasta en un 100%).

Deficiencia de ácido fólico

No es muy común que la gente tenga deficiencia de esta vitamina
por si sola, normalmente viene acompañada de desnutrición o
deficiencias de varios otros nutrientes. Para que esto ocurra
se necesita tener una dieta muy pobre, beber alcohol en exceso
o tener problemas de absorción intestinal. Un tipo de anemia
característico puede ser un indicador de que éste y otros
nutrientes están faltando en tu cuerpo.

Si tomas, si eres una mujer en edad fértil, si estás embarazada
o te han detectado problemas de malabsorción, es importante que
estés atenta- tus requerimientos de ácido fólico son
importantes y/o podrían ser mayores.

Si te sientes débil, cansado(a), con problemas para
concentrarte y/o tienes dolores de cabeza. Si te sientes
demasiado irritable, tienes palpitaciones, si tu corazón late
más rápido de lo normal y/o si te falta el aire frecuentemente,
acude a tu médico, seguramente te mandará a hacer algunos
análisis de sangre para descartar anemia.

En casos extremos de deficiencia de ácido fólico podrías
incluso desarrollar úlceras superficiales en las mucosas orales
(por ejemplo, en la lengua), úlcera péptica, encanecimiento del cabello,
diarrea, problemas en la piel y el pelo, tus uñas se podrían
manchar, podría haber retraso en el crecimiento (en el caso de
un niño) o podrías tener dolores musculares.

¿Qué dice la ciencia?

La deficiencia de ácido fólico causa un tipo de anemia llamado
anemia megaloblástica y macrocítica, en la que los glóbulos
rojos son más grandes de lo normal. En este caso, si se debe a
deficiencia de este nutriente, la administración de folato, es
el tratamiento adecuado.

La evidencia científica también ha comprobado que el ácido fólico ayuda a prevenir unos
defectos de nacimiento
en el cerebro, el
cráneo y la columna de los bebés (defectos del tubo neural) que
normalmente se establecen en el primer mes de embarazo (de 21 a
28 días después de la concepción).

Los estudios señalan que como el folato es tan importante en la
replicación de las células, este periodo de desarrollo fetal es
básico. Al tomar esta vitamina durante el periodo de gestación
los riesgos de desarrollar estos defectos pueden descender en
un 50 a 60 por ciento.

Los defectos más comunes son:

  • Espina bífida: cuando la columna no
    cierra del todo y al final queda abierta en dos partes, no
    cubre totalmente los nervios de las piernas y algunas
    funciones (como los movimientos) se ven afectados. Estas
    discapacidades son permanente. A veces, la espina bífida se
    puede operar.
  • Anencefalia: falta de desarrollo de una gran parte del
    cerebro del feto. Los bebés mueren antes de nacer o muy pronto
    después del nacimiento.
  • Malformación de Chiari: causa que el tejido del cerebro se
    extienda hacia la espina. (Aunque los primeros dos son más
    frecuentes).

La deficiencia de folato también podría desencadenar partos prematuros, malformaciones cardíacas congénitas y otras
anomalías congénitas.

Las mujeres que están en edad fértil deberían tomar 400 mcg
diarios de ácido fólico antes de quedar embarazadas (y aumentar
su consumo durante el embarazo bajo supervisión médica). A
veces es difícil porque una gran cantidad de mujeres se
embarazan sin haberlo planeado, por eso se sugiere que lo tomen
regularmente aunque no estén planeando un embarazo, como medida
preventiva. El tiempo mínimo que se recomienda antes de quedar
embarazada, es un mes. Luego, hacerlo durante todo el embarazo
y después, durante la lactancia.

Los estudios sugieren que podría beneficiar a los pacientes que
desarrollan deficiencia de ácido fólico por recibir tratamiento
con metrotexate para artritis reumatoide o psoriasis, sin
embargo, cuando se recibe este tratamiento para el cáncer
podría disminuir su efectividad y es necesario consultar con el
oncólogo antes de tomar suplementos.

Por otro lado, los estudios son mixtos en cuanto a su
efectividad en la reducción del cáncer cervical, del cáncer del
seno, para ayudar a mejorar la intolerancia a la glucosa, para
mejorar la gingivitis asociada con el embarazo, para los
pacientes que sufren un accidente cerebrovascular, para mejorar
los síntomas de vitíligo y/o de fatiga crónica.

Aunque se ha encontrado que los pacientes con depresión tienen
niveles de ácido fólico bajo frecuentemente, los estudios con
administración de folato han sido mixtos y en este momento se
requieren más estudios para determinar si realmente ayuda. Lo
mismo sucede en cuanto a la deficiencia cognitiva y el
Alzheimer, los beneficios requieren confirmación a través de
estudios adicionales.

Precauciones e interacciones:

Algunos estudios sugieren que el exceso de ácido fólico en el
cuerpo, que no es común, (salvo por prescripción médica –
consumir más de 1,000 mcg diarios de ácido fólico) ya que se
elimina por la orina, podrían ocultar las señales de carencias de vitamina B-12. También se ha
reportado que el tomar suplementos de ácido fólico en exceso
podría aumentar el riesgo de convulsiones en los pacientes que
tienen la predisposición a desarrollarlas.

Algunas investigaciones epidemiológicas han sugerido que el
exceso de folato en el cuerpo podría incrementar el riesgo de
desarrollar varios tipos de cáncer (del colon, recto, páncreas
o pulmón, por ejemplo) debido al papel que juega dentro del
metabolismo del carbón en el cuerpo y su influencia en la
replicación del ADN y la división celular.

Pero los resultados de los estudios han sido mixtos. De hecho,
algunos dicen que sí, otros no encuentran relación e incluso
revelan que consumir más folato disminuye los riesgos de
desarrollar, en este caso, cáncer colorrectal o adenomas. Pero ninguna investigación ha
logrado establecer contundentemente la hipótesis de si es que
verdaderamente el folato tiene efectos en la carcinogénesis.

Estos estudios, a la par de análisis en el laboratorio con
animales, más bien sugieren que el ácido fólico podría tener
una doble función en el crecimiento de los tumores y que más
bien sus beneficios o daños a la salud dependen de la dosis o
el momento en el que se consume. En el caso del cáncer del
colon, quizá antes de que haya lesiones precancerosas, los
suprima, pero en dosis altas, si ya hay lesiones precancerosas,
quizá promueva su progreso. Será necesario realizar más
estudios para definir esto.

Entre los efectos secundarios de tomar ácido fólico, aunque
parece tolerarse bien en las dosis recomendadas, algunas
personas han reportado cambios en el color de la orina, picazón
en la piel, urticaria, náusea, diarrea, dolor abdominal o gas.

En cuanto a interacciones, entre los medicamentos que podrían
disminuir la absorción del folato o interferir con su
metabolismo o absorción se encuentran: el uso crónico de
aspirina, de antiácidos, los anticonceptivos orales, los
medicamentos que bloquean el ácido del estómago, los estrógenos
combinados, la carbamazepina entre otros .

Así que ya sabes, aunque la mayoría de las personas obtenemos
suficiente folato a través de los alimentos, si estás planeando
ser mamá en un futuro cercano o alguien de tu familia o amigos,
es muy importante que consideres tomar 400 mcg. de ácido fólico
en suplemento diariamente (en lo que vas al doctor) para
reducir el riesgo de malformaciones congénitas como espina
bífida y anencefalia en el bebé. Durante tus cuidados
prenatales tu médico te asesorará acerca de la cantidad que
debes tomar durante tu embarazo. Prevenir es mejor que
remediar.

 

Imagen © iStock / stuartpitkin

 



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.