Amapola y semillas de amapola – usos medicinales


Thinkstock_Iryna Melnyk_175902602

La amapola es una flor que se ha usado por muchos años a lo
largo del mundo (con una gran tradición en países asiáticos,
como China) sobre todo por sus propiedades sedativas. De ella,
también se pueden usar las semillas por sus beneficios
nutricionales y gastronómicos. Aprende lo que dice la ciencia
de estas bolitas negras.

En inglés se le conoce como poppy y una de sus
especies, de nombre científico Papaver somniferum, es
la que produce semillas comestibles y también la goma de opio
(que se extrae del bulbo que aparece luego de la muerte de la
flor que es generalmente roja).

Esta goma contiene poderosos alcaloides con múltiples usos, el
más conocido es la morfina, que se usa desde tiempos muy
antiguos como analgésico y narcótico. Normalmente esta es la
parte que más se usa de esta planta y hay que partir de que
casi todo el uso de ella se concentra en tratamientos para
combatir el dolor, calmar los nervios, relajar (incluso dormir
o sedar) y, también es una droga muy poderosa e ilegal (cuando
se transforma en heroína).

Uno de los otros componentes que tiene esta planta (la codeína)
se usa incluso en medicinas infantiles contra
el dolor
, a pesar de que se receta con frecuencia y se usa
indiscriminadamente, como si fuese segura, se requieren más
estudios para saber que lo es plenamente y, sobre todo, a esas
edades (ya que los estudios que existen han dado resultados
mixtos).

Pero hablemos de las semillas, que contienen también algunos
niveles de este alcaloide pero hasta ahora no se les conocen
efectos adversos, intoxicaciones o mayores problemas para la
salud (salvo reacciones alérgicas, en la gente que es
alérgica). Aunque, hay que decir, que sí se podrían registrar
rastros de opioides en las pruebas de sangre en las personas
que han consumido las semillas y luego se han hecho exámenes
toxicológicos.

Según las tradiciones antiguas podrían tener también los
efectos que se le atribuyen al resto de la planta (en menores
cantidades): ayudar contra el estrés, calmar, ser analgésicas,
narcóticas, antiespasmódicas, anti-diarréicas, antitusivas y
¡hasta se les ha llamado afrodisiacas!,
pero la concentración de opioides en ellas es tan pequeña que
no parecen tener mayor efecto en quien las come y no hay
suficientes estudios que lo comprueben.

Estas pequeñas bolitas de un negro azulado se venden comúnmente
en las tiendas, súper mercados y ahora algunos sitios que
venden los que llaman: súper foods. Se han usado por
mucho tiempo en repostería debido a que decoran los panes y los
pasteles y aportan un sabor sutil, como de nuez, así como una
textura crujiente. Son muy populares y además se sabe también
que aportan nutrientes como proteínas, minerales (como hierro,
magnesio, sodio, potasio, zinc, fósforo y calcio),
carbohidratos y fibra a las dietas de quien las consume.

Por cada 100 gramos de semillas de amapola encontramos 22.7%
proteínas, 48% grasas y 9.8% carbohidratos, Omega-3 y Omega 6 y
es una buena fuente de lecitina. Por cada 100 gramos,
encontramos 533 calorías.

¿Qué dice la ciencia?

Las semillas tienen pocas aplicaciones médicas (contrario a la
goma, tan famosa) y la evidencia científica que existe es muy
dudosa sobre si pueden funcionar o no para preservar la salud.
Se han hecho pruebas con animales y seres humanos usando aceite
de semilla amapola en estos casos:

  • Para detectar tumores en los pacientes con
    cáncer hepático (del hígado)
    así como una ayuda en su
    terapia (para curarlo), pero los estudios a la fecha no dan
    resultados claros y definitivos por lo que es necesario
    continuar las investigaciones.
  • Para ayudar a los niños con
    deficiencia de yodo
    (aunque sus niveles de yodo en la
    orina aumentaron, no se pudo determinar el efecto del aceite
    de las semillas de amapola en su cuerpo, ni se vieron mejoras
    en sus funciones cognitivas o de movilidad). Aunque se sabe
    que sí sube los niveles de yodo, se necesitan más estudios
    para saber realmente que su uso es seguro y que no tiene
    efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos.
    La evidencia en este momento no es sólida para este uso, se
    requieren más estudios.

En cuanto a la semilla de amapola, no hay dosis establecidas,
ni se sabe qué cantidad podría ser perjudicial para la salud de
los adultos y/o los niños. Curiosamente se usa en forma de
aceite como un agente inyectable aprobado para diagnósticos
médicos (este último si está aprobado por la FDA).

Precauciones e interacciones:

El uso de ninguna parte de la amapola no se recomienda en el
embarazo ni en la lactancia, aunque en repostería, sus
ingredientes son tan bajos, que no se considera problemático si
se consume en cantidades pequeñas.

Si tienes alguna alergia a componentes de la familia de las
papaveráceas o bien, otras semillas como las del girasol o el
ajonjolí te han causado problemas de salud, es mejor que las
evites. Se sabe que incluso podrían provocar anafilaxis (reacciones alérgicas graves con
varios síntomas que podrían ocasionar la muerte). Aunque estas
reacciones suceden muy pocas veces (0.1% de la población según
un estudio publicado en 2010 de investigadores de la Escuela de
Medicina Mount Sinai de Nueva York).

Recuerda que la amapola en sí tiene un compuesto muy fuerte que
puede causar alucinaciones y efectos sedantes, así que las
semillas también podrían provocar reacciones fuertes como
hinchazón, dificultad al respirar, vómitos o lagunas mentales.
Se recomienda evitarlas si tomas antidepresivos, otros opiáceos o analgésicos y hay quien incluso ha sugerido
que el té de semillas de amapola puede incentivar la adicción
en pacientes que de por si ya sean (o hayan sido) dependientes
a los opiáceos.

Como siempre, si tienes dudas, acude a tu médico. Él o ella te
puede orientar sobre qué te conviene y qué no conviene usar,
comer, tomar o aplicarte. Recuerda que todo, incluso los
remedios naturales que a veces parecen más seguros, pueden
ayudar o perjudicar tu salud. Además, por ejemplo, la FDA
(Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos)
tampoco tiene lineamientos en cuanto al uso de las semillas de
amapola, no regula las hierbas y suplementos, algunas tienen
contaminantes como plomo o no contienen lo que dicen. Y, si ya
estás tomando algo déjale saber.

 

Imagen © Thinkstock / Iryna Melnyk



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.