9 saludables y deliciosas razones para adoptar la Dieta Mediterránea


iStock_000026028722XSmall_hadynyah

Buena para el corazón y la salud en general, la dieta
mediterránea es un modelo de alimentación sana, con recetas
fáciles de preparar y una variedad de texturas y sabores que
son las delicia de toda la familia. ¡Adóptala para mejorar tu
salud! 

¿Te gustaría pasar una temporada en las plazas de Ibiza o
perderte por una isla griega? ¿Conocer Niza, visitar Nápoles o
explorar Marruecos? Mientras llegan esas vacaciones soñadas, te
conviene ir adoptando la forma de alimentación de esa región
del mundo.  Como ya hemos mencionado en Vida y Salud, la
dieta mediterránea, que es rica en frutas, verduras y granos
integrales, baja en carne roja y basada en grasas no saturadas,
como el aceite de oliva, proporciona múltiples beneficios para
el organismo. Aquí te presentamos 9 poderosas razones para que
te animes a adoptarla.

1. Es buena para el corazón. Quienes habitan en la
cuenca mediterránea utilizan casi siempre alimentos frescos.
Procura descarta de tu dieta, dentro de lo que puedas, los
alimentos congelados y la comida chatarra. Según la Mayo
Clinic Women’ HealthSource
,
casi todos los alimentos que forman parte de la dieta
mediterránea son buenos para el corazón
. El aceite de oliva
y las nueces bajan el colesterol; las frutas, los vegetales y
los granos integrales ayudan a conservar las arterias limpias;
el pescado ayuda a bajar los triglicéridos y la presión
arterial; los ácidos grasos omega 3 (presentes en
los frutos secos, como las nueces, almendras y avellanas
y
en el pescado) disminuyen los triglicéridos y la presión
arterial y ayudan a la salud del corazón.

2. No tienes que contar calorías constantemente. Lo
esencial es cambiar los alimentos “malos” por los “buenos”. Por
ejemplo, poca carne roja y muchos pescados y mariscos; frutas
en lugar de postres elaborados repletos de azúcar; grasas no
saturadas, especialmente aceite de oliva, en vez de
mantequilla. El aceite de oliva, por cierto, también beneficia
a las personas con diabetes tipo 2, de acuerdo con un estudio
publicado en el American Journal of Clinical Nutrition.

3. Puedes comer pan y pasta. Pero que sean
integrales, por supuesto. Contienen más proteína y
minerales, y son más sanos que la pasta y los panes refinados
(estos últimos suben repentina y temporalmente el azúcar en la
sangre, seguido de un descenso rápido que no es saludable) y
pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

4. Se permite
la grasa saludable
, pero sin exagerar. La que se
encuentra en las nueces de todo tipo, las aceitunas y el aceite
de oliva, que añaden sabor a los alimentos y ayudan a combatir
enfermedades como la diabetes y el cáncer. Por otro lado, que
evitar: las grasas saturadas y trans que se encuentran
escondidas en muchos alimentos procesados.

5. Y el vino en moderación. En los países de la región,
se suele beber vino con las comidas. Sobre todo vino tinto. El
vino te relaja y puede ayudar a combatir las enfermedades
cardiovasculares, siempre que se limite a una copa al día para
las mujeres y dos para los hombres. Por cierto, si no
bebes, no tienes que empezar a hacerlo.

6. Hay muchas opciones. La dieta mediterránea no sólo
incluye la cocina griega o italiana, sino también la de
Francia, España, Turquía, Marruecos y otros países de la
región. Pero selecciona los alimentos sanos. Evita la carne
roja, la leche entera y los productos lácteos a base de leche
entera. Puedes comer las frutas y vegetales frescos, el aceite
de oliva, los pescados frescos y los granos integrales. En
Vida y Salud encontrarás muchas opciones, como
una deliciosa ensalada griega a base de pollo
, o unos
apetitosos
ravioles a la Florentina
.

7. Tiene especias variadas y deliciosas. Las
hierbas y especias mediterráneas, como hojas de laurel,
cilantro, romero, ajo, pimienta, canela, etc. les dan tanto
sabor a las comidas, que
no necesitas agregarles sal
. Y algunas tienen propiedades
antioxidantes, que ayudan a combatir varias enfermedades.

8. No pasas hambre. Como los alimentos son ricos en
fibra, se digieren lentamente y mantienen más tiempo la
sensación de saciedad (te sientes lleno). Y un beneficio
adicional:
la dieta mediterránea facilita que puedas mantener el peso tras
una dieta para rebajar
. Así lo reveló un estudio del Centro
de Investigaciones Nucleares Negev, en Israel,  publicado
en la revista New England Journal of Medicine.

9. Tu mente puede conservarse en mejores condiciones. Lo
que protege tu corazón, protege a tu mente también. Unas
investigaciones realizadas en la Universidad de Exeter sugieren
que la dieta mediterránea podría proteger al cerebro del
envejecimiento y reducir el riesgo de las enfermedades
relacionadas con la edad, como la demencia precoz.

Si quieres darle un regalo de salud a tu familia y hasta

prolongar su vida
, adopta lo más pronto posible la dieta
mediterránea en tu casa. Desde tu cocina podrías estar
combatiendo condiciones como la diabetes tipo 2 y la
obesidad
. Pero recuerda que más que una simple dieta, es
más bien un estilo de vida. Si quieres obtener todos sus
grandes beneficios, debes combinarla no sólo con actividad
física, sino también con una actitud serena y relajada, que
alivie la tensión y el estrés de la vida moderna.

 

Actualización de un artículo originalmente publicado en el
2013.

Imagen © iStock / hadynyah

Permalink:

9 saludables y deliciosas razones para adoptar la Dieta Mediterránea



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.