9 consejos para seleccionar el lubricante vaginal que más te conviene


Hand cream

No todas las mujeres son iguales ni tienen las mismas
necesidades. Tampoco son iguales todos los lubricantes y,
dentro de la variedad que existe en el mercado, cada uno
atiende a una necesidad específica. ¿Quieres saber cómo elegir
el lubricante vaginal más apropiado para ti? Aquí encontrarás
algunas recomendaciones.

El sexo seguro no sólo es placentero sino también saludable.
Por eso es importante que  la pareja lo disfrute y la pase
bien. Para las mujeres, a veces puede ser de gran ayuda usar
algún lubricante vaginal, ya sea por cuestiones físicas o
simplemente por placer.

Sin embargo, a la hora de elegir el lubricante apropiado, la
variedad de lubricantes disponibles en el mercado puede hacer
que la selección sea confusa. ¿Cuál es más conveniente? La
elección no debe estar basada en cuestiones visuales o de
mercadeo.  De hecho, los distintos tipos de lubricantes se
pueden adaptar a diferentes situaciones y mujeres.

Por ejemplo, no es lo mismo una mujer adulta que ya ha entrado
en la menopausia que una mujer joven. En
general, los especialistas les recomiendan estos productos a
las mujeres que están en la menopausia y tienen las molestias
propias de la resequedad vaginal que puede ocurrir durante esta
etapa debido a los cambios hormonales y la disminución de los
estrógenos.

Por el contrario, las jóvenes no suelen tener estas molestias.
Sin embargo, podrían necesitar lubricantes para facilitar el
sexo con el uso de preservativos o para potenciar el placer.
Eso sí, el lubricante apropiado para las unas no siempre es el
mismo que para las otras.

¿Cuál es el problema de no usar un lubricante apropiado? Aunque
puede no pasar nada, en algunas ocasiones pueden producirse
reacciones no esperadas, como más resequedad vaginal, infecciones en la vagina, roturas del
preservativo, dificultad para lograr un embarazo y reacciones
alérgicas, entre otras.

Por eso, toma nota de la siguiente información y la próxima vez
que pienses en mejorar tu relación sexual elige el mejor
lubricante para ti, en lo posible, en una farmacia (siempre es
más recomendable que comprarlos en “sex shops” o en
una tienda de artículos relacionados con el sexo, a la hora de
comprar productos que tengan contacto directo con tu vulva):

1. Recuerda que tus órganos genitales requieren un cuidado
especial. No uses todos los productos disponibles en el
mercado. Consulta con tu médico antes.

2. Si tienes problemas vinculados a la menopausia, lo mejor es
que uses hidratantes vaginales de manera regular y lubricantes
durante el acto sexual. Entre los más populares están la jalea
K-Y en Estados Unidos, que contiene metilcelulosa y
carboximetilcelulosa.

3. Elige lubricantes isosmolares, que contienen la misma
concentración de los minerales y otros componentes de las
células, por lo que no producen sequedad. Y evita los
lubricantes hiperosmolares, que son los que tienen más sales,
hidratos de carbono y proteínas que el interior de las células
de la vagina o el recto, ya que estos hacen que las células
pierdan agua y se produzca sequedad. Esto último también
puede  hacerte más vulnerable a contraer el virus del VIH.

4. Si eres joven y tienes una vida sexualmente activa, usar
lubricantes puede ayudarte a combatir la resequedad vaginal
propia de algunas etapas como la lactancia o producto de algún
medicamento que tenga este efecto secundario (como ciertos
anticonceptivos), pero también podrías
utilizarlos para evitar que se rompa el preservativo, aunque no tengas problemas
de sequedad vaginal. En cualquier caso, ten cuidado de
seleccionar el lubricante correcto.

5. Elige los lubricantes vaginales hechos a base de agua. Son
seguros, se pueden lavar fácilmente y son compatibles con
productos de látex (como los preservativos u otros accesorios).

6. Por el contario, ten precaución con los lubricantes
fabricados a base de aceites y derivados del petróleo, como la
vaselina, ya que pueden romper el preservativo y alterar el pH
de la vagina, lo que puede causar infecciones vaginales.

7. Si quieres un lubricante lúdico (travieso, festivo,
divertido) que te ayude a potenciar las sensaciones durante la
relación sexual, asegúrate que sean de base acuosa (de agua) y
que, si tiene sabor, no contenga azúcar.

8. Algunos lubricantes están hechos a base de siliconas. Si
bien son más resistentes que los que están hechos a base de
agua, no son compatibles con juguetes sexuales y otro tipo de
accesorio que también contenga siliconas. Además, son más
difíciles de lavar.

9. Ten en cuenta que cualquier tipo de lubricante puede causar
reacciones alérgicas. Por eso, la primera vez que uses uno
pruébalo antes en una pequeña zona que hayas lavado y corrobora
que no te provoque ardor ni irritación.

Como ves, elegir un lubricante apropiado para ti no es sólo
cuestión de pararse frente a la góndola (vidriera o escaparate)
y mirar los colores y las promesas que aparecen destacadas en
letras grandes. Aprende a leer las etiquetas de los productos y
explora el tema de los lubricantes con tu médico. Deja la
vergüenza a un lado y pregúntale si tienes cualquier duda, pues
el sexo es salud y existen varias
alternativas en el mercado que te pueden ayudar.

 

Actualización de un artículo originalmente publicado en el
2013.

Imagen © iStock / PLAINVIEW

Permalink:

Lubricante vaginal: 9 consejos para seleccionar el que más te conviene



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.