3 Mitos sobre el cáncer


iStock_DRB Images, LLC_000015348372_Small

Que si el maquillaje da cáncer, que si el desodorante, que
si el azúcar, que si el plástico… Mucha gente cree que estos
factores contribuyen al desarrollo del cáncer por versiones que
escuchan de otros o que leen en el Internet. Sin embargo, antes
de que entres en un pánico innecesario sobre las posibles
causas del cáncer, entérate de si ciertos mitos populares
acerca de esta enfermedad son correctos o no.

“¡No calientes tu comida en un recipiente de plástico porque te
da cáncer!” Le gritó una compañera de trabajo a una de mis
pacientes a la hora del almuerzo. A partir de ahí se armó una
discusión sobre el tema y muchos de sus colegas empezaron a
discutir sobre si esa afirmación era cierta o no. La conclusión
general, me cuenta mi paciente, es que en la vida diaria
existen muchos factores que “secretamente” causan cáncer y
nadie nos informa al respecto.

Es normal que te asustes ante estas especulaciones y que trates
de averiguar qué tan cierto es. Por eso, aquí te presentamos
algunos de los mitos más comunes que existen en relación a las
causas del cáncer para que la próxima vez que escuches alguna
de estas advertencias, tengas las respuestas correctas basadas
en los conocimientos de la ciencia en estos momentos.

Mito #1: El poner recipientes y envolturas de plástico
en el microondas hacen que la comida se impregne con sustancias
cancerígenas.

Realidad: Si los recipientes o envolturas de plástico indican
que son aptos para usar en microondas, no debes preocuparte de
que liberen químicos o sustancias cancerígenas en la comida.
Sin embargo, aquellos recipientes que no han sido diseñados
para usar en el microondas pueden derretirse y liberar químicos
perjudiciales. Por eso, siguiendo la recomendación de la FDA
(Administración Federal de Drogas y Alimentos), fíjate siempre
que los recipientes estén marcados con una etiqueta que dice
“apto para microondas” (en inglés: “microwave safe”).
De la misma manera, hay recipientes diseñados para la lavadora
de platos. Fíjate que así lo indique el recipiente para estar
seguros de que al ponerlos en la lavadora (en inglés:
“dishwasher safe”), no se afecten con el calor y
liberen sustancias perjudiciales.

Algunos médicos están de acuerdo con que los plásticos que no
son perjudiciales — los que no contienen (están libres de)

BPA o bisfenol A
, una sustancia que se usa para fabricar
plásticos — son aquellos que están marcados con los números 1,
2, 4 o 5 en la parte de abajo del recipiente.

Mito #2: Las personas que tienen cáncer no deben comer
azúcar porque hace que la enfermedad avance más
rápidamente.

Realidad: No es cierto que el comer azúcar haga que la
enfermedad se propague más rápidamente. Es cierto que todas las
células del cuerpo dependen del azúcar o glucosa en la sangre
para tener energía, pero darles más azúcar no acelera su
crecimiento, así como darles menos, no hace que crezcan
lentamente. Así que la próxima vez que escuches que alguien
dice esto, no le hagas caso. Si eres un enfermo de cáncer,
puedes hablar con tu médico acerca del tema para que te de
tranquilidad.

Desde luego que el azúcar refinado no es un alimento
nutritivo
. Es mejor obtener el azúcar de los carbohidratos provenientes de las
frutas, los vegetales y los granos integrales.

Mito #3: El cáncer es contagioso.

Realidad: No hay nada más lejos de la verdad que esta
afirmación. El cáncer no es una enfermedad contagiosa, así que
puedes estar con un paciente que tiene cáncer, tocarlo y
compartir con él o ella sin que tengas por qué
preocuparte. Además, las personas que tienen cáncer necesitan
mucho apoyo y afecto, así que estar con ellos les hace bien.

Tal vez la idea de que el cáncer es contagioso surgió por una
interpretación equivocada, ya que algunas enfermedades
contagiosas pueden causar el cáncer. Es el caso del Virus del Papiloma Humano (VPH) una
enfermedad de transmisión sexual que puede
ser la causa del cáncer del cuello uterino (cáncer
cervical)
; y de la Hepatitis C, un virus que se transmite a
través del sexo o del uso de agujas contaminadas y que puede
causar el cáncer del hígado.

Con esto en mente, puedes hablar con tu médico acerca de cómo
prevenir la transmisión de estas enfermedades. Pero no te comas
el cuento de que el cáncer se contagia. ¡No es cierto!

Ahora que ya te informaste al respecto de estos mitos sobre el
cáncer, puedes hablar con conocimiento de causa la próxima vez
que alguien te quiera asustar con algún dato falso. En caso de
que surjan más dudas, antes de darlas por ciertas, consulta con
tu médico.

 

Actualización de un artículo originalmente publicado en el
2010.

Imagen © iStock / DRB Images, LLC



Source link

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.