10 consejos para viajar con diabetes


woman waiting for flight at airport

¡Si viajas en avión, cuidado con tu monitor de glucosa y la
bomba de insulina!

Los rayos X de los escáneres de seguridad en los
aeropuertos pueden dañar los dispositivos que usan los
diabéticos para controlar su condición, como los monitores
continuos de glucosa o las bombas de insulina. No hay que
prescindir del viaje, pero sí conviene tomar medidas para
proteger su funcionamiento y la salud del viajero con
diabetes.

Si eres diabético y planeas viajar en
avión por vacaciones o por razones de trabajo, conviene que
estés alerta si usas una bomba de insulina, o un monitor continuo de
glucosa. Cuando atravieses la zona de seguridad del aeropuerto,
tanto tu cuerpo como tu maleta de mano estarán expuestos a los
rayos X producidos por los escáneres que revisan a los viajeros
y al equipaje. Según informa un editorial publicado en la
revista Diabetes Technology & Therapeutics, la
exposición a los rayos X puede provocar que estos dispositivos
(tan necesarios para controlar tu condición) no funcionen bien.

El reporte recomienda que los viajeros con diabetes obtengan
una carta de su médico que especifique el diagnóstico y las
provisiones que la persona necesita llevar consigo en la cabina
del avión. Debe determinar además, si la persona necesita usar
una bomba de insulina o un monitor continuo de glucosa,
enfatizando que estos dispositivos no deben pasar por los
escáneres y los rayos X de los controles de seguridad, y que
deben ser revisados manualmente.

El editorial también menciona los modelos de las bombas de
insulinas que se pueden afectar más. En general, cualquier
bomba de insulina que utilice lo que se conoce como tecnología
de motor de corriente directa, puede dañarse al exponerse a los
rayos X. Entre las que usan este tipo de tecnología están las
bombas de las marcas: Medtronic, Animas y
Tandem Diabetes Care.

Los especialistas recomiendan que si la persona debe pasar por
el escáner de cuerpo entero para viajeros y tiene una bomba de
insulina tipo t:Slim (Touch Simplicity), o de
Tandem, que se la quite ya que éstas no deben
exponerse tampoco a los rayos de los aparatos que revisan el
equipaje.

En la actualidad, la única bomba de insulina aprobada por la
FDA (la Agencia de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos)
que no utiliza la tecnología de corriente directa es la OmniPod
(de Insulet). Esta es la única que utiliza tecnología de
cableado aleatorio con memoria de forma y que según el
fabricante, puede pasar por los aparatos de seguridad sin
sufrir percances (o sea que puede continuar funcionando bien).

La compañía Medtronic, por su parte, recomienda evitar
que su monitor continuo de glucosa se exponga a los rayos X,
aunque no corre ningún riesgo si pasa por un detector de
metales.

La presión dentro de la cabina es otro factor
importante   

El aumento de la presión dentro de la cabina puede causar que
la bomba de insulina proporcione un poco más de insulina que la
habitual. En los adolescentes y los adultos, este ligero
aumento no causa un problema ya que no es tan grande como para
provocar una gran diferencia en los niveles de glucosa en
sangre. Sin embargo, en el caso de niños que requieren
cantidades pequeñas de insulina, la cantidad adicional puede
provocar un descenso en el nivel de glucosa (azúcar) en la
sangre conocido como hipoglucemia. Los padres deben estar
alertas acerca de esta posibilidad y deben monitorear al niño
cuidadosamente durante el viaje para detectar un descenso
(baja de glucosa) inesperado.

Por otra parte, la sensibilidad de los monitores continuos de
glucosa también se puede ver afectada por los cambios de
presión del aire dentro de la cabina, lo que puede causar
lecturas más bajas.

Otros consejos si te vas de viaje 

1.  El traslado a otra ciudad o país va a
cambiar tu rutina habitual.  Mídete la glucosa más a menudo, ya que
los cambios de actividades y de horario pueden afectar tus
niveles de azúcar.

2. Asegúrate de llevar los medicamentos que
tomas a diario, y en mayor cantidad (el doble) por si ocurren
demoras en el viaje. Si es un viaje largo, debes tener en
cuenta los cambios de horario para saber exactamente cuándo
tomarlos.

3.  Si usas insulina, lleva un estuche de
emergencia. Y mantenla a baja temperatura en una bolsa aislante
con paquetes de gel frío.

4. Lleva algún refrigerio en tu bolso, o
tabletas de glucosa por si baja tu nivel de glucosa (azúcar) en
la sangre.

5. No te olvides tener a la mano tu tarjeta de
seguro de salud, y el nombre y el número de teléfono de tu
médico por si ocurre una emergencia, así como una
identificación médica que diga que padeces de diabetes.

6. Pon todos los medicamentos en tu equipaje
de mano y el refrigerio en tu asiento, para tener acceso fácil
a ellos. No los guardes en los compartimientos superiores del
avión.

7. Levántate a caminar cada hora, o cada dos
horas, para disminuir el riesgo de desarrollar coágulos en las
piernas.

8. Guarda las jeringas y otros dispositivos
para inyectarte insulina en su envase original y cerciórate de
que tengan la etiqueta farmacéutica que los identifica como
medicamentos.

9. Si se sirven comidas durante el vuelo,
solicita con anticipación alimentos para diabéticos, bajos en
grasa y en colesterol. Si no las sirven, empaca alimentos sanos
y nutritivos.

10. Cuando estés en tu lugar de destino, no
interrumpas tu rutina de actividad física. Trata de realizar
alguna actividad, aunque sea en secciones independientes de 10
minutos, pero que acumulen un total de dos horas y media a la
semana.

Debes cuidar el control de tu
diabetes
 donde quiera que estés y para hacerlo
necesitas que tus dispositivos funcionen adecuadamente.
Protégelos de todo lo que pueda afectarlos, incluidos los rayos
X de los aeropuertos.  ¡Buen viaje!

 

Imagen © iStock / michaeljung

Actualización de un artículo originalmente publicado en el
2012.

Permalink:
http://www.vidaysalud.com/diario/diabetes/10-consejos-para-viajar-con-diabetes/



Source link

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.