«

»

Ene 20

Recuperar el sueño podría revertir el riesgo de diabetes tipo 2 vinculado con la pérdida de sueño, según un estudio: MedlinePlus en español

[ad_1]

Imagen de noticias HealthDay

LUNES, 18 de enero de 2016 (HealthDay News) — Aunque
investigaciones anteriores advierten de que la privación de
sueño podría aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, un nuevo
estudio sugiere que “recuperar” el sueño podría revertir ese
riesgo, al menos a corto plazo.

Dormir poco durante la semana con la idea de dormir mucho
durante el fin de semana es un patrón común en Estados Unidos,
según los autores del estudio. E investigaciones anteriores han
sugerido que dormir solo cuatro o cinco horas por noche puede
aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 en casi un 20 por ciento.

Pero el nuevo estudio insinúa que el riesgo podría revertirse
con apenas dos días de sueño adicional.

“Tengo que decir que este es un estudio controlado pequeño a
muy corto plazo en que solo participaron hombres sanos”, dijo
la autora líder del estudio, Josiane Broussard, profesora
asistente de investigación del Laboratorio del Sueño y la
Cronobiología de la Universidad de Colorado, en Boulder.

“En la vida real, uno perdería sueño todas las semanas, así que
no sabemos si recuperar el sueño puede ofrecer este tipo de
mejora del riesgo en ese contexto. Pero la moraleja de este
trabajo es que, al menos en términos del riesgo de diabetes,
parece que uno no esté condenado necesariamente si pierde
sueño”, dijo Broussard.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición en línea del
18 de enero de la revista Diabetes Care.

Inicialmente, a 19 hombres jóvenes sanos y delgados se les
permitió dormir hasta 8.5 horas por noche (entre las 11 p.m. y
las 7 a.m.) durante cuatro noches consecutivas en un
laboratorio del sueño. Durmieron en promedio 7.8 horas por
noche, dijeron los autores del estudio.

El periodo “normal” de sueño de cuatro días se siguió con una
prueba de tolerancia a la glucosa, para ver el riesgo usual de
diabetes de los jóvenes.

Entonces, se asignó al mismo grupo a un horario de privación
del sueño controlado en el laboratorio. Cada voluntario solo
pudo dormir 4.5 horas por noche (entre la 1 a.m. y las 5:30
a.m.) durante cuatro noches consecutivas. Tras las cuatro
noches, se sometieron a otra prueba de tolerancia a la glucosa.
En promedio, los hombres durmieron 4.3 horas por noche, dijeron
los investigadores.

Después de ese periodo, los hombres recibieron dos días de
“recuperación” del sueño. Se les permitió dormir hasta 12 horas
en el primer día de recuperación (de las 10 p.m. a las 10 a.m.)
y hasta 10 horas de sueño en el segundo día de recuperación (de
las 10 p.m. a las 8 a.m.). Después de ese horario de sueño se
hicieron una prueba de glucosa (azúcar en sangre). En promedio,
los hombres durmieron 9.7 horas por noche.

El estudio mostró que los hombres experimentaron una reducción
del 23 por ciento en la sensibilidad a la insulina, en
comparación con los niveles normales, tras cuatro días de
dormir poco. De forma similar, una medida clave del riesgo de
diabetes llamada “índice de disposición” (que se basa en la
interacción entre la sensibilidad a la insulina y la respuesta
aguda de insulina al azúcar en sangre) también se redujo en un
16 por ciento tras la restricción del sueño.

Pero las pruebas tras dos días de recuperación del sueño
mostraron que tanto los niveles de sensibilidad a la insulina
como el índice de disposición repuntaron completamente después
de recuperar el sueño, apuntaron los investigadores.

Los investigadores concluyeron que la recuperación del sueño
podría revertir el impacto negativo a corto plazo de la pérdida
de sueño sobre el riesgo de diabetes, al menos en hombres
jóvenes por lo demás sanos.

“En realidad no se sabe si un prediabético o una persona con
sobrepeso se recuperaría”, advirtió Broussard. “Y aunque
plantearía la hipótesis de que las mujeres (que también sufren
deterioro cuando se ven privadas de sueño) también mejorarían,
podría haber una diferencia en su grado de mejora. Este estudio
plantea muchas más preguntas de las que contestamos”.

Frank Scheer, profesor asociado de medicina de la Facultad de
Medicina de la Universidad de Harvard y neurocientífico del
Hospital Brigham and Women’s, en Boston, se hizo eco de ese
punto.

“Este es uno de los primeros estudios bien controlados sobre
los efectos de la recuperación del sueño en la regulación del
control de la glucosa, usando un diseño relevante de
restricción y recuperación del sueño durante la semana y el fin
de semana”, comentó.

Pero añadió que “se necesitan estudios de seguimiento para
evaluar si la recuperación del sueño en el fin de semana es
igual de efectiva cuando el horario de sueño restringido
durante la semana ocurre de forma repetida, semana tras semana,
como nos pasa a muchos”.

Además, dijo Scheer, el estudio se hizo con gente sana, así que
será importante ver si los resultados son similares en personas
con prediabetes o diabetes tipo 2, o en personas con trastornos
crónicos del sueño.

Artículo por HealthDay, traducido por Hola Doctor

FUENTES: Josiane L. Broussard, Ph.D., assistant research
professor, Sleep and Chronobiology Laboratory, department of
integrative physiology, University of Colorado, Boulder; Frank
Scheer, Ph.D., associate professor of medicine, Harvard Medical
School, and neuroscientist, division of sleep and circadian
disorders, departments of medicine and neurology, division of
sleep medicine, Brigham and Women’s Hospital, Boston; Jan. 18,
2015, Diabetes Care, online

[ad_2]

Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>