La obesidad infantil y el colesterol alto


iStock_energyy_000063678299_Medium

Hasta hace poco era común que las abuelas, las tías, y las
mamás vieran la “gordura” de los niños como algo positivo. Se
consideraba que la obesidad era una señal de que los niños
estaban sanos, y de que se tomaban “toda la sopita”. Hoy en día
sabes que esto no es cierto. Cuando ves a un niño obeso reconoces que algo
está mal con su dieta y con su actividad física
. La
obesidad infantil puede ir de la mano con los niveles de
colesterol elevados en la sangre. Sigue leyendo y conoce más
acerca de la obesidad infantil y su relación con el
colesterol.

Hoy en día es difícil encontrar a alguien que NO haya escuchado
algo relacionado con la obesidad infantil. Se habla de la
obesidad infantil en la escuela, en las noticias, en los
programas de radio, y en las páginas del Internet. Inclusive la
Primera Dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, lidera una
campaña nacional para combatir este flagelo que afecta a 1 de
cada 3 niños en este país.

Lo triste es que la obesidad infantil ha tomado una ventaja
impresionante, pero no quiere decir que haya ganado la batalla.
La obesidad infantil no viene sola, y por eso es necesario
atacarla desde la infancia. Esto no es un problema de estética
ni vanidad. Es un problema de salud que afecta a todo el
cuerpo. La obesidad infantil viene acompañada de una serie de
amigos que no ayudan a la salud de tus hijos. Se debe a ella
que enfermedades que en el pasado eran asociadas más que nada
en personas adultas, como la elevación de los triglicéridos y
del colesterol en la sangre,  hoy en día están siendo
diagnosticadas con frecuencia en los niños obesos.

Sobrepeso y obesidad

Antes de continuar con este tema sabes: ¿Cuál es la diferencia
entre la obesidad y el sobrepeso? ¿Lo dudaste por
un momento? Sé que es posible que confundas ambos conceptos. El
sobrepeso hace referencia a alguien que pesa mucho, mientras
que  la obesidad habla del exceso de grasa. Los pediatras
utilizan el peso y la estatura para calcular el índice de masa corporal (IMC) en base a
unas fórmulas. Luego utilizan unas tablas de percentiles (de
crecimiento) que son específicas para la edad y el sexo del
pequeñín y así determinan en donde se encuentra. Estas tablas
tienen varias líneas. Por ejemplo: la mitad de los niños de la
misma edad se encuentran en el percentil 50. Un 25% se
encuentra por arriba de ese nivel y un 25% se encuentra por
debajo de ese nivel. Las tablas se refieren a 100 chicos sanos
de esa edad que la mitad son más altos y la mitad son más
bajos, etc. Da un rango. Lo mismo sucede con el peso. Cuando se
utiliza la tabla hay una consonancia entre las estaturas y los
pesos.

Se dice que un niño está obeso cuando su índice de masa
corporal –IMC- (BMI por sus siglas en inglés) si está en los 95
percentiles o más, y que está en sobrepeso si su IMC llega a
los 85 percentiles, pero es menos de 95. Por otro lado, un niño
está en un peso normal si su IMC se encuentra entre los
percentiles 5 y 85. Y su peso es menor al normal si su IMC no
llega al percentil 5.

El uso del índice de masa corporal aunque es una buena medida,
no es perfecta, ocasionalmente, puede ser engañosa ya que no
mide, directamente, la grasa del cuerpo. Con los resultados del
índice de masa corporal, una persona musculosa puede parecer
que está con sobrepeso, sin que esto signifique que lo está y
mucho menos obesa. Esto quiere decir que es una persona pesada,
pero no implica que tenga niveles altos de grasa en su cuerpo.
En los casos en donde hubiese duda, el pediatra podría realizar
otros estudios como la medición de los pliegues cutáneos, entre
otros.

No olvides que la obesidad causa problemas graves de
salud

Es importante que sepas que la obesidad sólo causa problemas.
No hay beneficios que se asocien con la obesidad infantil, y
por eso es necesario combatirla lo antes posible. Entre otras
cosas, la obesidad infantil puede causar: diabetes tipo 2, presión arterial alta (hipertensión) y
elevación de los niveles del colesterol malo
(LDL)
y de los triglicéridos. Por ejemplo, hay sitios
como en los Estados Unidos en donde el 20% de los niños tienen
el colesterol malo (LDL) elevado. Debes considerar que la grasa
no sólo se acumula en los gorditos del cuerpo sino también en
el interior de las arterias. Esto puede traer serios problemas
cardiovasculares.

Colesterol y obesidad: una pareja peligrosa

Si los padres entendieran que su hijo obeso puede desarrollar
niveles elevados de colesterol malo, seguramente tomarían
acciones inmediatas. Lo que sucede es que muchos de ellos, y
tal vez este sea tu caso, no saben bien qué es el colesterol y
por qué es perjudicial para la salud de sus hijos.

El colesterol es una sustancia que produce el hígado y que
tienen una textura muy parecida a la cera. Esta sustancia en
exceso, se acumula en las paredes de tus arterias dificultando
la circulación de la sangre, y en algunos casos bloqueándola
completamente. Tu cuerpo produce suficiente colesterol para los
procesos en donde se requiere. El hígado de tu hijo puede
producir hasta 1,000 miligramos de colesterol al día en
condiciones normal. ¿Te imaginas si a esto le añades los
helados, las bebidas azucaradas, y las hamburguesas
con queso y tocineta (tocino)? Todo esto sin contar con
las horas que tu hijo permanece frente al
televisor o a la computadora
, sin ningún tipo de actividad
física al día.

No esperes a que aparezcan síntomas que te dejen saber acerca
de la elevación en los niveles del colesterol, ya que el
colesterol, durante mucho tiempo, es un enemigo silencioso. Por
esto, los padres no están alerta a los niveles de grasa en la
sangre de sus hijos. Si llevas a tu hijo a chequeos regulares
podrás darte cuenta de los incrementos y reducciones de su
colesterol en la sangre.

Si tu hijo sufre de obesidad infantil, actúa lo antes posible.
No esperes a que las libras y la grasa se sigan acumulando. Los
niveles elevados del colesterol en la sangre le pueden
ocasionar graves problemas en su corazón y en su sistema
cardiovascular más adelante. Tu puedes y debes empezar esta
batalla. Trabaja duro con tus hijos para que lleven una dieta
sana y para que hagan ejercicio y así podrás decirle
adiós a la obesidad infantil.

 

Imagen © iStock / energyy

Permalink:

La obesidad infantil y el colesterol alto



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.