La fertilización in vitro, paso por paso


iStock_skyman8_000017576532_Small

Cuando una pareja tiene problemas para concebir un hijo, se
pueden valer de técnicas de reproducción asistida. Una de ellas
es la fertilización in vitro (FIV). Aquí te cuento de qué se
trata este método de reproducción asistida, paso por paso.

El tener problemas para concebir un hijo puede ser una de las
situaciones más estresantes para una pareja. Pero gracias a los
avances de la ciencia, cualquiera que sea la causa de la

infertilidad
o de las dificultades para concebir, muchas
veces pueden resolverse con las técnicas de reproducción
asistida. Una de las más sofisticadas y costosas, se llama
fertilización in vitro (FIV) y consiste en unir al óvulo y al
espermatozoide de forma extrauterina, o en palabras simples,
por fuera del útero para luego ser implantado dentro de la mamá
y así dar inicio al embarazo.

La fertilización in vitro es lo que se conocía como “bebé de
probeta” (“test tube baby” en inglés) que se realizó por
primera vez en 1978. Se calcula que actualmente el 35% de las
mujeres de 35 años o menores logran concebir un bebé utilizando
la fertilización o fecundación in vitro. En algunos centros
este porcentaje es mayor.

¿Cuáles son los pasos que se requieren para lograr una
fertilización in vitro?

1.  Se estimula la producción de los
óvulos mediante tratamientos hormonales. Lo normal es que la
mujer libere un óvulo por cada ciclo menstrual, pero estos
tratamientos con inyecciones hacen que se produzcan más óvulos
para tener más “material” para poder hacer la fertilización
artificial fuera del útero.

2.  Se retiran los óvulos en el momento
en que están maduros y antes de que salgan de los folículos.
Esta precisión requiere que tu médico siga muy de cerca tu
ciclo menstrual y tu ovulación con pruebas de sangre y
ultrasonidos. En el momento preciso, se da una hormona
llamada hcG para ayudar a que maduren los óvulos. Cuando hayan
madurado, pero antes de la ruptura de los folículos, los óvulos
se extraen mediante una pequeña cirugía conocida como
“aspiración folicular”. El procedimiento dura alrededor de 30
minutos y se hace bajo anestesia local o general, si la
paciente así lo desea.

3.  Se prepara la muestra de
espermatozoides de tu pareja o un donante (depende de si el

problema de fertilidad
es porque tu pareja tiene una cuenta
baja de espermatozoides o la calidad del esperma es mala). Para
esto, es necesario que tu pareja se masturbe en el consultorio
médico, donde se acondiciona un cuarto especial con este
propósito o se puede recoger la muestra en casa y se lleva en
un recipiente estéril al médico o al laboratorio que la
necesite para hacer la fecundación asistida. La muestra se
somete a una evaluación y limpieza para eliminar los
espermatozoides muertos o de mala calidad.

4.  Antes de que se cumplan 24 horas de
la extracción de los óvulos, se realiza la fecundación. Para
ello, se utiliza una placa en la cual el especialista pone un
óvulo con alrededor de 10,000 espermatozoides. Esta placa se
guarda en una incubadora por un día después del cual, se
verifica que se haya producido la fecundación.

5.  Si se produjo la fecundación de los
óvulos, como es natural, empiezan su división celular y se
denominan embriones. Es entonces cuando se monitorean en el
laboratorio durante un período que varía de 3 a 5 días para
verificar que se están desarrollando bien antes de ser
transferidos a la madre.

6.  Los embriones se transfieren a la
madre mediante un catéter muy pequeño que se introduce por la
vagina hasta llegar al cuello del útero (es similar a como se
realiza una prueba de Papanicolau). Allí se depositan los
embriones, por lo general, dos o más para aumentar las
posibilidades de que la mujer quede embarazada. Hay que
recordar que no todos los embriones prosperan, pero también, el
hecho de tener varios embriones implica que existen más
posibilidades de que exista un
embarazo múltiple
.

Si los embriones se implantan con éxito, la mujer empieza a
sentir pronto los primeros síntomas del embarazo.

Luego de saber cuáles son los pasos que lleva una fertilización
in vitro (FIV), te preguntarás, cuánto dura el proceso. La
respuesta: entre cuatro y seis semanas. Pero es posible que se
necesite más de in intento para lograr el éxito. Debes
prepararte con mucha paciencia y tomar el proceso con
calma.
Habla con tu médico y tu pareja sobre las
expectativas que hay de que llegue a buen término el proceso.

Se sabe que los resultados de la fertilización in vitro (FIV)
cambian drásticamente según el problema de fertilidad de la
pareja y de acuerdo a su edad. En general, se habla de un 35%
de probabilidad de embarazo por fertilización in vitro en
promedio, aunque el porcentaje es más elevado entre más joven
sea la mujer.

Recuerda que la fertilización in vitro (FIV) es un tratamiento
costoso y que debes evaluar bien tu caso junto con tu médico
antes de tomar la decisión de someterte a él. Por ser costoso,
se estima que sólo el 5% de las parejas con problemas para
concebir, deciden seguir este método. De cualquier manera, es
una alternativa que les ha proporcionado a muchas parejas en el
mundo la gran alegría de ser padres.

 

Imagen © iStock / skyman8

Actualización de un artículo originalmente publicado en el
2013.

Permalink:
http://www.vidaysalud.com/diario/embarazo/la-fertilizacion-in-vitro-paso-por-paso/



Source link

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.